Cómo limpiar persianas muy sucias: por dentro y por fuera

 

Las persianas no son solo un elemento de protección contra el sol y el viento, además de la mirada curiosa de algunos vecinos; las persianas también resultan un elemento decorativo que embellecen nuestro hogar y espacios de trabajo y aportan un toque particular y distintivo a diferentes habitaciones. Es por estos motivos que en este artículo de Be Clean te enseñamos cómo limpiar persianas muy sucias para lograr resultados perfectos.

¿Por qué es necesario limpiar persianas muy sucias?

Para muchos, la limpieza es una de las labores más pesadas de hacer. No es fácil tener que asumir las labores de mantenimiento de todos los elementos y zonas de un espacio (vivienda u oficina) de manera profunda y correcta.

No obstante, la limpieza es de esas labores que, si no se hace a tiempo, más adelante resulta contraproducente tanto para la salud, como para la estética del ambiente y hasta para conservación la de la calidad de los materiales con las que son elaboradas nuestras persianas.

Eso es lo que justamente sucede a la hora de limpiar persianas muy sucias. En ocasiones son de los últimos elementos en los que pensamos a la hora de realizar el debido mantenimiento. Al suceder eso, es decir el olvido y abandono, empiezan a acumular grasa, polvo y demás elementos que no solo las afean, sino que provoca el deterioro de las mismas.

Resumiendo, entre los factores de importancia para limpiar persianas muy sucias tenemos:

  • Estropean la estética de nuestros espacios.
  • Sin el debido mantenimiento se desmejora la calidad del material.
  • Son un factor que contribuye a desarrollar alergias y otros males, esto debido al polvo y suciedad que pueden acumular.

Algo muy recomendable que debe considerarse también es lo relacionado a la limpieza de edificios y locales sumada a ese mantenimiento de persianas. Al hacer esto, conjuntamente, el área quedará realmente hermosa y reluciente, haciendo lucir a la perfección todos los elementos.

¿Quieres leer más sobre limpieza?:  Funciones de un conserje de colegio

Tipos de persianas

Si algo hay que destacar de las persianas es que, bien utilizadas, pueden llegar a destacar y definir los espacios y convertirlos en lugares agradables y verdaderamente únicos.

La variedad de persianas en el mercado son diversas y, por lo general, cuando se selecciona alguna se hace más por el modelo y de qué manera puede combinar con el espacio, dejando olvidado algo fundamental: cómo podrán limpiarse más adelante.

Hagamos un listado de los modelos de mayor uso y tratemos de imaginar cómo podemos hacer su mantenimiento para que siempre se conserven tan perfectos como el primer día:

  • Persianas venecianas
  • Persianas verticales
  • Persianas enrollables
  • De panel japonés
  • Persianas de madera
  • Persianas metálicas

¿Cómo limpiar persianas muy sucias según su material?

Hemos llegado justo al momento de enfrentarnos a este complicado reto: limpiar persianas muy sucias. La tarea no debe tomarse como algo cuesta arriba. En ocasiones, aspirar de manera adecuada, el agua y el jabón u otro detergente de limpieza, pueden ayudarte, especialmente si el material es plástico o vinilo.

Sin embargo, aunque ya tengas puestos tus guantes y estés a punto de empezar, hay algo más que debes considerar antes de iniciar el proceso y que tiene mucho que ver con el listado de tipos de persianas que ya te mostramos: con qué material están elaboradas y si su diseño te permite un sencillo o más elaborado proceso de limpieza.

Pero no desesperes, la ayuda ha llegado y aquí te indicamos qué hacer:

Limpiar persianas muy sucias de madera

Aunque te veas tentado a usar algo muy simple como agua y algún tipo de detergente, lo ideal será dejar eso para otro tipo de persianas. Lo recomendable siempre será aspirar lo más posible el polvo, tanto del interior como del exterior, pasar algún tipo de trapo suave, apenas húmedo en caso de estar muy pegado el sucio y cambiar por un limpiador de madera que puede ayudar a darle vida al material.

Limpiar persianas muy sucias de plástico o PVC

Como mencionamos ya, el agua y un buen detergente pueden servir para este tipo. Pero si la acumulación de polvo es considerable, tocará emplear algunos métodos más efectivos, pero igualmente sencillos: una solución de vinagre y agua podría servir para remover esas manchas de polvo que ya están muy pegadas en el material.  El amoníaco es otro producto que pudiera servir y acompañado con un cepillo de cerdas suaves será un punto a favor para remover todo el sucio acumulado.

¿Quieres leer más sobre limpieza?:  Limpieza y desinfección de comunidades, todo lo que tienes que hacer

Limpiar persianas de metal

Para este tipo de material, el uso de detergentes junto con el agua y jabón puede ser realmente efectivo. Pasar un cepillo suave te ayudará a desprender más fácilmente todo elemento no deseado.

¿Y para limpiar las persianas exteriores?

Lo primero es que, si estás en pisos altos, debes evitar arriesgarte a sacar parte del cuerpo solo para hacer esa limpieza. Si la persiana es de tipo enrollable puedes revisar el cajetín superior donde se enrolla y al destapar, ir dando una limpieza y desenrollar a medida que avanzas en el proceso.

¿Imposible remover la suciedad? Solicita un servicio de limpieza profesional

Cuando se trata de persianas que están verdaderamente sucias, pero aún se conservan en buen estado, lo ideal será contratar a una empresa especializada en limpieza. Lo mejor de estos servicios es que contarán con equipos y detergentes más concentrados que podrán dar un hermoso acabado a tus persianas.

Este servicio también es altamente recomendado para esas persianas de tela que fácilmente pueden mancharse al acumular sucio y que, al hacerles el mantenimiento, pueden llegar a deteriorarse mucho más, justamente por no contar con el equipo ni la experiencia en el cuidado de estos materiales.

Be Clean, una empresa especializada en esto, además de una aliada estupenda. Siempre te recomendaremos la mejor forma de mantener tus persianas, así como tus ventanales y otros espacios y elementos, en condiciones óptimas.

Como idea final, te aconsejamos que no dejes pasar mucho tiempo entre una limpieza y otra de persianas. Un mantenimiento constante asegura que el material se conserve muy bien por un período más largo, no olvides que las persianas son una inversión y debes asegurar su vida útil por todo el tiempo que se pueda.

Siguiendo nuestros consejos, serás todo un experto a la hora de limpiar persianas muy sucias.

Deja un comentario

¿Podemos ayudarte?
¿Necesitas ayuda?