Manual para el proceso de limpieza de piscinas

Tener una piscina en casa es un gran privilegio, especialmente en las épocas de calor. Sin embargo, su mantenimiento y limpieza requiere disponer de cierto conocimiento y, para conseguir un cuidado adecuado, es importante saber cuál es el proceso de limpieza de piscinas más conveniente.

En este manual de mantenimiento de piscinas te enseñamos cómo debes hacer estas labores de un modo profesional, para que puedas mantener tu piscina en las mejores condiciones.

¿Cómo mantener una piscina limpia?

El objetivo primordial, al realizar un proceso de limpieza de piscinas,es mantener el agua en perfectas condiciones para el baño. Buscando disponer de un agua clara y transparente, que mantenga la calidad e higiene necesarias en todo momento.

Razones suficientes por las que el uso de productos de limpieza para piscinas resultan esenciales. Estos componentes pueden ayudar a prevenir los problemas con el agua, en especial, cuando ésta es utilizada constantemente, y tiene contacto con la suciedad, así como con otros agentes externos que puedan contaminarla.

Recomendaciones para hacer una correcta limpieza de piscinas

Antes de iniciar el proceso de limpieza de piscinas, es importante tener en cuenta algunas sugerencias, como las siguientes:

  • Comprobar el estado de los elementos de la piscina, como el filtro, la bomba, o las válvulas, entre otros.
  • Si se desea realizar un proceso de limpieza de piscinas profundo, hay que vaciarlas para poder hacer el debido mantenimiento del suelo y las paredes. Esto ayudará aprevenir el crecimiento de algas, y eliminar los restos de cal que hayan podido quedar incrustados. Lo aconsejable es procurar conservar la humedad y hacer esta limpieza cuando no haya mucho sol.
  • Usar las dosis necesarias de los productos de limpieza, según el sistema de mantenimiento de la piscina. Para ello, puedes aprovechar la experiencia de los profesionales que vendan dichos productos, para que te aconsejen los más adecuados para tu piscina.
  • También, es recomendable disponer de complementos que faciliten la limpieza, como: recoge hojas, cepillos para piscinas, o un limpiador de fondo, entre otros.

Soluciones a los problemas de limpieza en las piscinas

Existen numerosos problemas de suciedad que pueden provocar que la piscina quede inutilizada. Inconvenientes que pueden llegar a causar daños a la piscina, e incluso a la salud de los bañistas.

Por ello, con el fin de que evites estos problemas, a continuación, te hablamos sobre cuáles son los más habituales, y te ofrecemos las soluciones más adecuadas para erradicarlos.

Piscina con aguas verdes

Para realizar un proceso de limpieza de piscinas y solucionar este inconveniente, que es producido por la aparición algas, hay que regular el pH del agua entre 7,2 y 7,8, empleando un incrementador o reductor de pH. Posteriormente, habrá que realizar un tratamiento de choque con cloro líquido, y dejar actuar.

¿Quieres leer más sobre limpieza?:  ¿Por qué es conveniente la externalización de la limpieza?

Ocho horas después, se debe cepillar el fondo y las paredes, colocando en modo de vacío la válvula del filtro, y succionando las algas muertas mediante el uso de limpiafondos, para lo que se enviará el agua hacia el desagüe.

A continuación, se colocará la válvula del filtro en posición de lavado, para limpiar la arena que contenga. Y también habrá que incrementar la dosis diaria de cloro y alguicida.

Agua turbia y blanquecina

Cuando el agua muestra un estado turbio y blanquecino es porque el pH es superior a 8, y porque hay una mala filtración. Con el fin de solucionar este problema, es conveniente comprobar el funcionamiento del filtro, y comprobar que el pH esté entre 7,2 y 7,8, mediante el uso del reductor de pH.

Además, ha de mantenerse el cloro entre 1 y 1,5 partes por millón y, por la noche, se agregará floculante, con el filtro detenido. A la mañana siguiente, se debería apreciar que hay partículas depositadas en el fondo y, para eliminarlas, habrá que llevar a cabo el mismo proceso que con las aguas verdes, esto es: colocar la válvula del filtro en modo vaciado y pasar el limpiafondos

Además, en el caso de que el agua tenga un nivel de dureza alta se debe añadir, en este proceso de limpieza de piscinas, algún producto antical.

Mantenimiento-de-piscinas

Agua coloreada

Cuando el agua está coloreada se debe a la presencia de sales, que se originan a causa de una bajada en el nivel del pH que tiene el agua. Si son de tono azul o verde, se trata de sales de cobre, mientras que cuando tienen una tonalidad marrón, son sales de hierro o manganeso.

Para realizar un proceso de limpieza de piscinas, con el cual resolver este problema, se debe ajustar el pH entre 7,2 y 7,8, usando un producto incrementador o reductor de pH. Se efectuará un tratamiento de choque con cloro líquido y, por la noche, cuando el agua esté en reposo, se agregará un decantador, y se dejará que actúe hasta la mañana siguiente.  

Luego se pasará el limpiafondos con el filtro en la posición de vaciado, para quitar las partículas depositadas en el fondo, vertiendo en el desagüe toda la suciedad.

Olor a cloro desagradable y problemas en piel y ojos

Este problema se presenta como consecuencia de la presencia de cloromidas y un nivel de cloro libre en las piscinas. Para solucionarlo, se recomienda que se ajuste el pH entre 7,2 y 7,6, empleando un producto incrementador o reductor de pH.

En este proceso de limpieza de piscinas también se debe hacer el tratamiento de choque, o se puede emplear un producto clorado. El nivel de cloro ha de mantenerse entre 1 y 1,5 partes por millón. Y hay que usar el limpiafondos y filtrar el agua durante 1 día. 

Agua con espuma

Cuando el agua tiene espuma suele deberse a una concentración excesiva de alguicidas o desperdicios orgánicos, como sudor, pieles muertas, crema, entre otros. Para solucionarlo, lo primordial es evacuar por el desagüe parte del agua, según se requiera, y rellenar con agua nueva.

¿Quieres leer más sobre limpieza?:  Limpieza contra el Coronavirus: cómo desinfectar con éxito

Luego, se debe utilizar el equipo de filtración en la posición de recirculación, y hacer el proceso de limpieza de piscinas empleando el choque de cloro. Además, hay que ajustar el pH entre 7,2 y 7,8, así como el nivel de cloro libre entre 1 y 1,5 partes por millón, usando algún producto alguicida que no tenga espuma.

Métodos más recomendables para hacer un proceso de limpieza de piscinas

Existen diversos métodos para llevar a cabo un adecuado proceso de limpieza de piscinas, sin embargo, dos de los más conocidos son los siguientes:

Mantenimiento con cloro

Se puede considerar el método tradicional, y tiene la ventaja de que es muy económico y eficaz. Básicamente, consiste en realizar una desinfección de la piscina, colocando una o dos pastillas de cloro lento en cada skimmer, y reponerlas cuando se hayan disuelto.

Este proceso de limpieza de piscinas no solo sirve para desinfectarlas, sino que también permite regular el pH al nivel óptimo, en el rango entre 7,2 y 7,6.

Sin embargo, debido al efecto que tienen los rayos solares sobre el compuesto clorado, se recomienda realizar este trabajo durante la noche, para que sea más efectivo. También hay que tener cuidado al utilizar cloro, ya que, si no se aplica adecuadamente, puede producir cloramina, que suele generar irritaciones en las mucosas.

Además, es muy importante realizar un control del contenido de cloro libre, el cual debe estar en un nivel entre 0,5 y 2 partes por millón. Mientras que, al tratarse de cloro combinado (cloro + materia orgánica), este no debe ser mayor de los 0,6 partes por millón.

Mantenimiento con oxígeno activo

Con este método, para el proceso de limpieza de piscinas, se emplea el oxígeno activo en forma líquida o granulada.Es un tratamiento muy efectivo y se recomienda especialmente para las piscinas cubiertas.

Esto se debe a que este componente no produce gases, lo que además es muy favorable para limpiar piscinas fácilmente, pensando en la conservación del medioambiente.

Si se va a utilizar oxígeno activo líquido, se recomienda emplear de 5 a 8 miligramos por cada litro de agua si el producto es en forma líquida. Mientras que, en el caso de que sea granulado, deben usarse 2 miligramos por cada litro.

Servicio para la limpieza y mantenimiento de piscinas

Si has llegado hasta aquí, es posible que estés pensando en lo laborioso que es tener una piscina. Su mantenimiento requiere de tiempo y esfuerzo pero, para ello hay profesionales que te facilitan esta tarea.

Si deseas contar con la ayuda de profesionales, que se encarguen del proceso de limpieza de piscinas, en Be Clean estamos a tu disposición. Somos una empresa, ubicada en la Comunidad de Madrid, especializada en la limpieza de piscinas, así como en la limpieza de comunidades o limpieza de edificios, entre otros servicios.

Contamos con una sólida experiencia, y una cartera de clientes satisfechos, quienes han optado por la externalización de la limpieza. Si quieres ser uno de ellos, puedes comunicarte con nosotros, e informarte acerca de nuestros servicios de limpieza integral. ¡Estaremos encantados de atenderte!

Deja un comentario

¿Podemos ayudarte?
¿Necesitas ayuda?